Investigadores de la UBU, Universidad de Burgos, afirman haber desarrollado una sistema infalible que permite saber si un pescado envasado está en condiciones de ser consumido.

El sistema consiste en unas etiquetas inteligentes que cambian de color según el grado de frescura del pescado

La tecnología empleada, consiste en un material polimérico sensible a la presencia de aminas biógenas. Estas aminas, son sustancias que se producen en el pescado cuando comienza el proceso de deterioro. Con este sistema, podemos conocer el momento óptimo para el consumo del pescado evitando así intoxicaciones por comer pescado en mal estado.

etiqueta-pescado-fresco

El pescado es un alimento que por su composición nutricional, es indispensable en una alimentación saludable y equilibrada. Dispone de proteínas de calidad, fácilmente asimilables por nuestro organismo, y presenta una composición en cuanto a grasas, inferior y más saludable que las que consumimos con la carne.

En los últimos tiempos hemos oído hablar de los múltiples beneficios que proporciona a nuestra salud el consumo de pescados, sobre todo aquellos ricos en ácidos grasos poliinsaturados como los omega-3. Pero parece ser, que no es la panacea.

“Al omega-3 se le han asignado un montón de beneficios de los cuales no estamos tan seguros”. Afirma Eduardo Baladía, editor de la revista Nutrición Humana y Dietética y promotor del Centro de Análisis de la Evidencia Científica de la Fundación Española de Dietética y Nutrición (FEDN).

Sin embargo, científicos que colaboran en la clínica Mayo, en Rochester, EEUU, afirman que “los pescados grasos, como el salmón, la trucha, el arenque y el atún contienen la mayor cantidad de omega-3 y en consecuencia ofrecen el mayor beneficio”.

Consideran incluso, que el consumo de este tipo de pescados compensa los riesgos de ingerir las sustancias tóxicas, como el mercurio, presentes en estas especies, debido a la contaminación de las aguas.

Por otro lado, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido recomienda tomar una, porción de pescado azul a la semana como máximo, por cuestiones de contaminación por metales pesados como plomo y mercurio, y tantas porciones como se desee de pescado blanco.

Parece entonces que es cuestión de llevar a cabo una dieta equilibrada en la que haya variedad

1 Comentario

  1. Me parece muy interesante que se apliquen nuevas tecnologías o métodos para detectar el estado de los alimentos. Llevamos décadas fiandonos de un numero impreso que en ocasiones va asociado a cadenas de frio, tan solo, presumiendo su cumplimiento.

Comparte tu opinión